Después de haber escuchado “Drones”, lo nuevo de Muse…

Muse Drones 2015

Yo descubrí a Muse con su tercer LP, ‘Absolution’ (2003), topándome con ellos de rebote y encontrándome a los diez minutos con los ojos como platos y los pelos de punta asimilando el derroche de fuerza y calidad que me ofrecía esta banda de rock inglesa. Pasaban apenas dos días para que me hiciera también con ‘Showbiz’ y con ‘Origin of Symmetry’, sus dos trabajos anteriores. Hasta ese momento Muse siempre giraba entre las melodías desgarradoras y las guitarras llenas de rabia, consiguiendo dar como resultado auténticas obras de arte. Todo sonaba épico, a rasgado de vestiduras con lágrimas en los ojos. Eso era Muse al principio.

Luego llegaron ‘Black Holes and Revelations’ (2006), ‘The Resistance’ (2009) y ‘The 2nd Law’ (2012), tres álbumes de calidad excepcional pero donde ya comenzaban a tocar puntos diferentes. Sacrificaban un punto referente de ellos para presentar uno nuevo que también funcionaba igual de bien. Siempre se ha dicho que todo lo que sea avanzar, y más dentro de la música, es algo positivo. Pero con Muse, que todo lo que ofreció desde el primer momento fue tan bueno, se acababa por echar de menos su aire épico y desesperado.

Por fin tenemos en nuestras manos el nuevo álbum de Muse, ‘Drones’, con el que prometían volver a los inicios de la banda, trayendo de vuelta a aquellos sonidos más duros. ¿Y lo han conseguido? Bueno… en parte sí. En temas como ‘Reapers’, ‘The Handler’ o ‘Defector’ sí que parece que, por momentos, aparezcan aquellos primeros Muse. Con esto no digo que el resto del disco no merezca la pena. Ni mucho menos. ‘Drones’ derrocha calidad en todas y cada una de las canciones. Es un trabajo que no está libre de “experimentos”, pero hasta con eso sorprende; de todos modos los experimentos con Muse siempre han venido desde hace ya varios discos. ¿Sabéis lo único que echo en falta desde ‘Absolution’? La voz de Matt Bellamy tan descontrolada que, cuando tenía que tomar aire y apenas tenía tiempo, se le escuchaba respirar como si le fuese la vida en ello. Para mí eso le daba un toque súper especial a todas las canciones.


Escribe un comentario