El nuevo album de The Shins trae a una banda totalmente reformada

Casi de la noche a la mañana, The Shins, una banda que desde su debut con “Oh Inverted World” (Sub Pop, 03) parecía destinado a ser por siempre jamás el favorito de solitarios crónicos e introvertidos amantes del pop con el corazón quebradizo se convirtió en un fenómeno cuyos números bordeaban el mainstream. El éxito lo cambió todo: la intensa gira posterior dañó las relaciones entre los miembros de la banda, con James Mercer asumiendo buena parte del trabajo de promoción y sintiéndose de cada vez más exhausto. Fue entonces cuando conoció a Brian Burton, Danger Mouse, y la pareja decidió embarcarse en el proyecto conjunto Broken Bells.

En cualquier caso, los cinco años de espera y que la salida del grupo de Marty Crandall, Dave Hernandez y Jesse Sandoval oficialice el control absoluto de la marca The Shins por parte de Mercer, resaltan la condición de nuevo comienzo de “Port Of Morrow”. Producido por Greg Kurstin, quien ha trabajado con artistas que van de Kylie Minogue a Peaches y de Red Hot Chilli Peppers a Beck y Foster The People, el nuevo album no es muy distante del anterior trabajo del grupo.

“En realidad tengo cierta tendencia a procastinar y termino las canciones en el estudio. En parte porque cuando empiezas a grabar ves las cosas desde otra perspectiva. Además, Greg es un gran instrumentista y un teclista prodigioso y ha participado muy activamente en el proceso creativo, así como todos los músicos que han formado parte en las sesiones. Pero sí es cierto que estoy muy orgulloso del disco y de las canciones. Desde el principio sabía que debía ser un gran disco y creo que es el que mejor suena de nuestra carrera y que algunas de estas canciones son las mejores que he escrito hasta la fecha”. Al menos lo es “Simple Song”, avance del álbum colgado en Internet a principios del pasado mes de enero.

Fuente: Mondosonoro


Escribe un comentario