Lucía Parreño: El terror del autotune

Lucía

El titular no significa que la incursión en el panorama musical español de Lucía Parreño sea con una canción titulada ‘El terror del autotune’, aunque bien podría. ¿Y quién es Lucía Parreño? A la gente que sea poco televisiva no les sonará de nada ese nombre. Lucía Parreño fue una de las concursantes conflictivas de ‘Gran Hermano 14’.  De esa edición de GH no sólo ha sido ella la que ha tenido la poca vergüenza el valor de sacar un single al mercado en lo que llevamos de 2015. Su némesis, la que se atrevió a quitarle el novio durante ‘Gran Hermano 14’, esa que cuando hablaba sonaba como cuando pisas un pato de goma… Paula… fue otra de las valientes que presentaron uno de esos singles que sólo son posibles de escuchar enteros cuando vas muy, pero muy pasado de copas… y tampoco.

¿Qué os pasa con el autotune, hijas de mi vida? La canción de Lucía, ‘Déjame decirte’, al menos cuenta con el punto a favor de lo pegadizo de la melodía -algo que no tenía la de Paula, robótica total-, pero es en el momento de escuchar la voz de Lucía cuando, una vez más, en esta dichosa España que se empeña en apestar el mercado musical con las cuatro niñas polémicas televisivas de turno, nos encontramos que el autotune funciona hasta cuando la chica respira. Seguramente parpadeó con autotune mientras grababa la canción.

Y cuando digo que es “el terror del autotune” es, no por haberlo usado durante toda la reverenda canción, que no será ni la primera ni la última en hacerlo y además es algo lícito, pues está para eso, lo malo viene cuando tienes el soberano papo de marcarte cuatro abanicos con la voz -¿se entiende lo de “abanicos”?- y cada vuelta está hecha al 100% con el dichoso autotune. No saber cantar -o al menos no tener la práctica suficiente como para hacer abanicos con la voz, por dar un voto de confianza- y querer ser Mariah Carey es como para mear y no echar gota. Hacéoslo mirar, de verdad, que eso no puede ser bueno.


Categorías

Varios

El Gato

Limitarte a un sólo tipo de música es como comer todos los días lentejas. Abrid bien los oídos y aprended a disfrutar de todas esas joyas que... Ver perfil ›

Escribe un comentario