Madonna sigue siendo Madonna aun sin sonido

Madonna

Hay que comer muchos bollos para poder llegar a ser la Reina del Pop y mantener ese título por décadas. Madonna es la indiscutible Reina del Pop, para lo bueno y para lo malo -que todos tenemos nuestra miga-, y como tal sabe portarte encima de un escenario. El domingo pasado en Glasgow, y tras comenzar una hora tarde, Madonna se quedaba sin sonido en pleno bis, finalizando el show con las luces encendidas, sin pantallas de vídeo y sin sonido.

El motivo fue el toque de queda que la ciudad tiene para evitar la contaminación acústica. A las 23:00 Madonna se quedaba sin sonido cuando aún no había finalizado el concierto. Lo bueno fue que eso no fue motivo como para tener que parar y liarse a gritos con nadie, pues tanto Madonna, los músicos y los bailarines siguieron hasta poder finalizar ‘Holiday’ como dios manda, contando además con la ayuda extra a los coros de los miles de fans que lo seguían dando todo cantando. Al día siguiente Madonna publicaba un tuit en el que dejaba claro que no hay que andarse con tonterías con ella: “No jodáis a la Reina”.

Un portavoz del recinto donde se celebró el concierto quiso aclarar que no fueron ellos los que dejaron a Madonna sin sonido: “Madonna finalizó el set acordado y luego decidió salir de nuevo. Ya en el escenario, la electricidad y los equipos fueron desconectados por sus propios ingenieros. Esa no fue una decisión de la organización del recinto”.

Son cosas como esta la que explican porqué Madonna es la Reina del Pop. Aunque igual que te sigue un concierto sin sonido, Madonna también sabe poner finos filipinos a sus fans, tal y como ocurrió días antes en Manchester cuando la abuchearon por otro retraso: “Quiero daros las gracias por esperar. No me gusta llegar tarde, por cierto, y todos vosotros ‘bitches’ que seguís quejándoos por ello, cerrad la boca. No estoy ahí detrás comiendo chocolate, limándome las uñas o poniéndome extensiones”, culpando a un problema de vídeo de este retraso y siguiendo llamando ‘bitches’ a todos los que seguían abucheando. Cosas de Reinas.



Escribe un comentario