Paulina Rubio: casi presa por loca

Un mal momento para: la mexicana sufrió un pequeño accidente de tráfico el pasado sábado 25 de junio en Miami, y aunque ella no tuvo la culpa, casi pasa la noche en el calabozo. Es que tras el accidente llegó la Policía, que pidió a la artista que saliera del coche.

Pero ella por los nervios se negó a bajarse del vehículo mientras insultaba a los agentes en castellano: “¡Ayuda! ¡Ayuda! ¡Yo no hice nada! ¡Mirad lo que están haciendo! ¡Ayuda! ¡Abusadores! ¡Son un puñado de mentirosos! ¡Ayuda!“. Histérica…

Los agentes detuvieron a la cantante y la llevaron a comisaría. Una vez allí, se calmó y pidió disculpas, aunque ya ha sido citada para comparecer ante el Tribunal acusada de “alteración del orden público, obstrucción a la Justicia y negativa a obedecer a la autoridad“.

Vía | Yahoo!


Escribe un comentario