Recordando… James

James

Con una trayectoria que data desde principios de los ‘80 y objeto de múltiples e inevitables comparaciones con otros grupos como The Smiths, Simple Minds, Deacon Blue, U2, etc., la verdad es que James supo ganarse un merecido lugar entre la difícil y competitiva escena musical británica de aquellas épocas, aunque rara vez sea tomada como referencia o considerada una banda de primer nivel.

Si bien el éxito y la popularidad nunca les llegó a sonreír del todo, muchas agrupaciones que en su momento los telonearon lograron consolidarse definitivamente después de salir de gira con ellos: En 1988 los escogidos fueron los Stone Roses y un poco después los Happy Mondays (irónicamente, James los telonearía dos años después). En 1991, Nirvana (un mes después su álbum Nevermind alcanzaría el primer lugar). En 1993, Radiohead. En 1997 le tocó el turno a Third Eye Blind. En 1998, The Corrs y luego Stereophonics. En 1999, Supergrass y más tarde Doves. Para el 2000 el grupo telonero fue Coldplay (cuyo single “yellow” saldría solo un mes después, siendo todo un suceso).
En cuestiones de popularidad y reconocimiento, las bandas que abrían sus conciertos parecían llevarse la mayor parte del crédito, dejando a James inmerso en un irremediable y constante segundo plano.

… En marzo de 1982, Jim Glennie, Gavan Whelan y Paul Gilbertson, van a una discoteca de la Universidad de Manchester y quedan más que sorprendidos por la “indescriptible” forma de bailar de cierto estudiante, que se había colado en la misma.
Sin perder tiempo, lo invitan a la banda como bailarín: Lejos estaban en ese momento de saber que este chico de abultado cabello, ropa extraña e “indescriptible” forma de moverse en el escenario, sería el que finalmente le daría al grupo la fuerza y personalidad que tanto habían estado buscando.
Así se les une el señor Tim Booth, que sería rápidamente propuesto y aceptado como el nuevo vocalista y luego de eso, ya nada sería igual…

James – Ring the bells


Escribe un comentario