The Prodigy: Cuando la espera acaba mereciendo la pena

The Prodigy

A sólo una semana del lanzamiento del último LP del grupo de música electrónica The Prodigy, ‘The Day is my Enemy’, los británicos han vuelto a conseguir colocar en lo más alto de las listas de ventas de UK otro de sus trabajos, superando ya las 45.000 copias vendidas. Un dato a destacar es el hecho de que, a excepción de su primer LP ‘Experience’ (1992), el resto todos han conseguido situarse en el número 1: ‘Music for the Jilted Generation’ (1994), ‘Fat of the Land’ (1997), ‘Always Outnumbered, Never Outgunned’ (2004), ‘Invaders Must Die’ (2009) y ‘The Day is my Enemy’ (2015).

Otro punto a destacar -aunque ya no tan positivo desde el punto de vista del fan- son las terribles esperas que hemos tenido que soportar entre disco y disco, sobre todo después del tan exitoso y controvertido ‘Fat of the Land’ (1997). Después de haber tenido que soportar el palo de la censura con el videoclip del single ‘Smack My Bitch Up’ y de que grandes cadenas de supermercados amenazasen con retirar de sus estanterías el LP por todo el follón que se organizó con el dichoso videoclip, no fueron pocas las voces que hablaban de una ruptura del grupo. Pero fue en su regreso, ‘Always Outnumbered, Never Outgunned’ (2004), que los británicos demostraron estar más vivos que nunca.

Con ‘The Day is my Enemy’ nos pasa exactamente igual. Seis años seis, como los toros, que se dice pronto. La espera no ha sido corta precisamente, pero una vez devoras el disco por primera vez descubres que ha merecido la pena. The Prodigy siguen con sus samplers, sus melodías estridentes y bases pegadizas al máximo, consiguiendo una vez más ofrecer uno de esos trabajos que, sobre todo a los que los puedan disfrutar en directo este verano, no olvidarán fácilmente.


Escribe un comentario