Entrevista a Paul McCartney en diario Clarín

paul_mccartney1

El diario argentino Clarín publicó una nota al genial ex Beatle, en la que habló de su último disco, grabado bajo el seudónimo The Fireman. Allí explicó cómo fue grabar con un productor de la talla de Youth (colaboró con U2 y The Verve), del sonido que despierta Electric Arguments, el album en cuestión, y de las expectativas y desafíos que se plantea día a día.

Con una fuerte impronta experimental, McCartney confesó que con Electric Arguments intenta rendir tributo a toda una generación beatnik, así como a la literatura y en especial, la influencia que tuvieron autores como Allen Ginsberg, William Burroughs y Ferlinghetti, en la composición y armado del disco.

También hubo tiempo para revelar la fórmula que lo mantiene activo y añoró el pasado con una anécdota de su pasado beatle, con Lennon, Ringo y Harrison.

A continuación, parte de la entrevista:

¿De dónde sale lo de “Electric Arguments”?
Sale de una frase que saqué de un poema de Allen Ginsberg. Parecía encajar en el espíritu del álbum. Conocía las técnicas “cut up” de William Burroughs, autor de El amuerzo desnudo. Pensaba tomar unas palabras y agregar algunas mías del mismo tono. Buscábamos cosas como Ferlinghetti, Ginsberg y tipos así. Busqué en libros de poesía. Tomaba una palabra y la combinaba con una frase de otro poema. Unía las palabras y les daba un sentido.
¿Conoció a Burroughs?
Sí, pero no bien. Era enigmático y no hablaba mucho. Yo tenía un pequeño estudio en el West End de Londres donde había un grabador Revox y un micrófono para hacer demos. Les alquilé el sótano a unos amigos suyos y preguntaron si William podía usar mi máquina. Grabó cosas, pero hace poco hablé con Barry Miles, que hizo un disco con grabaciones de Burroughs, y dijo que esas grabaciones se habían perdido para siempre.
¿Decidió que “Electric Arguments” se basara más en canciones?
Los otros dos álbums de Fireman fueron instrumentales. Lo habitual es que todo el tema se base en un acorde, como en la música india. Cuando pasamos a la teoría de “más de un acorde”, seguimos con la teoría de “¿y qué tal algo de canto?” Esta vez usamos más de un acorde y decidimos diversificar y cantar.
¿Diría que se sintieron intimidados por la jerarquía mitológica que rodeó a los Beatles desde mediados de los ’60?
Decidimos que nos intimidaba demasiado la presión de ser los Beatles y de tener que hacer “un tema Paul McCartney” o “un tema John Lennon”, de modo que se me ocurrió la idea de la Banda del Club de Corazones Solitarios del Sargento Pepper, la idea de fingir que no éramos los Beatles sino esa otra banda. Fue muy liberador. Nos permitió ir a lugares que no pensábamos que estaban a nuestro alcance.
Para este disco parece haber adoptado la estética del poeta beat de que “lo primero que se piensa es lo mejor”.
Sí, no había escrito ninguna letra, así que tuvimos que improvisarlas cada día en el estudio. Si bien me daba algo de miedo, fue muy emocionante aprender a trabajar de esa forma. Todo se hacía en un solo día, en el mejor estilo de la poesía beat. Lo hacíamos todo ahí, sobre la marcha.
¿Tiene importancia para usted seguir corriendo riesgos creativos a esta altura de su carrera?
Para mí, es importante correr riesgos todavía. Tal vez en mi lugar otros pensarían: “Bueno, es mejor apostar a lo seguro”, pero a mí nunca me pasa. El estudio me emociona. Me entusiasmo y digo: “Sí, hagamos eso”, y sólo después me doy cuenta de que corrí un riesgo.

Para leer la entrevista completa, click acá

Fuente: Clarín


Un comentario

  1.   Watanuki Li dijo

    PAUUUL! Tuve la suerte d poder ir a ver a este maestro en la 1era fecha. Los beatles es una historia irrepetible. Este hombre nos hizo tan felices con su musica! Un genio!

Escribe un comentario